PAU PEREZ, SE CONVIERTE EN LA VÍCTIMA NÚMERO 15 DE LOS ATENTADOS EN CATALUÑA

lunes, 21 de agosto de 20170 comentarios

Pau Pérez trabajó como cooperante en Haití, ayudando a los afectados por el terremoto del 2010
BARCELONA (21 Agosto 2017).- “Soy una persona divertida, organizada y responsable. Me gustan los animales y los niños. Juguetón. Me encanta ver películas, salir con los amigos y conocer gente. Me interesa trabajar en países menos desarrollados ayudando a la gente y, si es posible, ver diferentes lugares y paisajes increíbles”. De esta manera se presentaba a sí mismo en una red social Pau Pérez Villán, de 34 años, asesinado por arma blanca el pasado jueves y cuyo cadáver fue encontrado en el interior de su vehículo en un aparcamiento de Sant Just Desvern, frente al edificio Walden. Aunque la identidad de su asesino sigue siendo una in­cógnita, la investigación policial señala como probable respon­sable al autor del atropello masivo de la Rambla, que lo apuñaló para robarle el coche y así poder eludir los controles de seguridad de los Mossos d’Esquadra. Así pues, todo apunta a que Pau Pérez es la víctima número 15 de los atentados de Barcelona y Cambrils.

Vecino de Vilafranca del Penedès e ingeniero de formación, aquellos que lo conocían lo describen como una persona buena, afable, divertida, apasionada por el fútbol y, por encima de todo, solidaria. Esa sensibilidad le llevó a trabajar con varias oenegés de cooperación internacional y otras entidades sociales. Su implicación le condujo a Haití, donde realizó tareas solidarias durante meses, después del terremoto que en el año 2010 asoló el país. Su interés en conocer otras culturas también le llevó a vivir en Argentina y Francia.

Licenciado en ingeniería electrónica por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC), Pau Pérez trabajó de manera puntual como técnico de bodega para Bodegas Torres durante la vendimia del 2013 y el 2014, según confirmaron a La Vanguardia fuentes de dicha empresa. Pero en la actualidad trabajaba para la Seat, a través de Leder, una empresa subcontratada. Ejercía de controller de averías en el taller número 9.

Su otra gran pasión era el fútbol. Marc Izquierdo, jefe de comunicación del FC Vilafranca, informó a este diario de que Pau jugó de pequeño en las categorías inferiores del equipo cuatro años, y que de allí pasó al Agrupació Esportiva Moja, donde jugó dos años más. En la actualidad practicaba fútbol 7 con los amigos. Su hermano, Guille Pérez, llegó a ser jugador del primer equipo del Moja, club de Tercera Catalana, pero abandonó la formación hace dos temporadas. Tanto el AE Moja como el Atlètic Vilafranca transmitieron su pesar por lo sucedido a través de sus cuentas de Twitter, y el club rojiblanco, además, le rindió un sentido homenaje ayer.

Deportista y solidario, había trabajado durante meses como cooperante en Haití
Su familia es además conocida en el barrio del Poblenou de Vilafranca porque la madre, Concepción, ahora jubilada, había sido profesora en una guardería municipal. Aunque su familia lleva décadas afincada en Vilafranca, donde nacieron tanto Pau como su hermano Guille, la madre y la abuela materna, Paula, son originarias de la localidad burgalesa de Tórtoles de Esgueva. Hasta allí se extendió la conmoción por la noticia y el viernes se guardaron cinco minutos de silencio y se celebró una misa en su memoria, según informó el Diario de Burgos. También tenía vinculación con la localidad extremeña de Navalmoral de la Mata, lugar en el que nació su padre, y donde la familia solía acudir de vacaciones.

Precisamente, la tarde del jueves volvía a su casa en Vilafranca, después de haber visitado a su abuela Paula en Barcelona. Había llamado a sus padres para tranquilizarles e informarles de que, a pesar del atentado, se encontraba sano y salvo. La mala suerte hizo que se cruzase con el terrorista que había conseguido escapar tras el atropello masivo cometido en la Rambla. Según apuntan las pesquisas policiales, el asesino llegó en metro hasta la estación de Zona Universitària. Allí asaltó a la víctima y lo apuñaló para robarle el coche, un Ford Focus. Y con él malherido en el asiento trasero, emprendió de nuevo la fuga, arro-llando en su camino a una agente de los Mossos al saltarse un control policial situado en la Diagonal. Los Mossos hallaron el vehículo pasadas las 19 horas, y al principio pensaron que el cadáver de su interior era el responsable del atropello y la fuga. Hipótesis que quedó descartada poco después.

El caso de Pau Pérez está aún bajo secreto de sumario, mientras los Mossos siguen intentando identificar a su asesino. El Ayuntamiento de Vilafranca está a la espera de confirmación oficial para emitir un comunicado y decretar el duelo por la decimoquinta víctima de los atentados del pasado jueves.




Por AITZIBER AZPEITIA/LaVanguardia
Compartir Articulos :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | |
Copyright © 2011. Alternativas Noticiosas - All Rights Reserved