‘CON MENOS RECURSOS INCAUTAMOS MÁS DROGA QUE EE. UU.', DICE MINISTRO DEFENSA DE COLOMBIA

jueves, 14 de septiembre de 20170 comentarios

BOGOTÁ, Colombia (14 Septiembre 2017).- Al ‘palo’ que le dieron este martes en Washington al proceso de paz y los resultados de la lucha contra la coca, el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, responde en forma contundente: no solo dice que Colombia seguirá apostándole a no fumigar, sino que señala que los resultados de Estados Unidos en la lucha contra las drogas no son nada impresionantes. De hecho, les sugiere a las autoridades de ese país que “cuiden mejor” la frontera con México y no se concentren “solo en los inmigrantes”, sino en el paso de cocaína.

¿Es verdad que por la paz Colombia descuidó la lucha contra el narcotráfico, como lo dijo el subsecretario Brownfield?

Con todo el aprecio que le tengo al embajador Brownfield, con quien trabajo muy cómodamente en estos temas de lucha contra las drogas, no puedo estar de acuerdo con su aseveración que por la paz dejamos de lado la lucha contra el narcotráfico. Él conoce bien a Colombia y sabe que al contrario, lo que se hizo durante varias décadas fue abandonar la lucha por la paz por dedicarnos al narcotráfico. En esta oportunidad lo que tenemos es por fin la atención sobre los dos grandes problemas de la agenda colombiana, que son la paz y el narcotráfico. El acuerdo con las Farc ha puesto fin al conflicto con esa organización, y esto encaja de manera integral en materia de lucha contra el narcotráfico, que prospera más en un ambiente de construcción de paz y de terminación del conflicto que en uno de guerra.

O sea, ¿la estrategia de no fumigar se mantiene?

Los resultados son muy buenos. Tenemos una efectividad del 92 por ciento en la erradicación forzada, está controlada la resiembra. Eso representa tres veces más de lo que se lograba con la fumigación. Yo soy optimista: la erradicación forzosa alcanzará esas 50.000 hectáreas, llevamos el 62 por ciento de esa meta (31.000 hectáreas). Pero, además, no vamos a parar el primero de enero. Seguiremos de largo, erradicando. Aquí lo que estamos buscando en serio por primera vez es que en los próximos años Colombia pueda salir del narcotráfico, llegar a mínimos históricos de hectáreas, mínimos de transformación de coca en cocaína. Seguiremos atacando los cultivos industriales y sancionaremos al que vuelva a sembrar.

¿Y cómo va la sustitución voluntaria?

Ese es el pilar para acabar con los cultivos ilegales en el país: que los campesinos tengan otra opción de vida apoyada por el Estado desde todas las aristas, y en paz. En Tarazá, Antioquia, un grupo de campesinos se inscribió para la sustitución voluntaria de un número de hectáreas bastante grande. La Fuerza Pública se unió con ellos, los ayudó, hubo empatía y una solución para estas familias que antes vivían de la coca.

Colombia batió en el 2016 los récords de incautación de cocaína, ¿cómo le fue al hemisferio?

El jefe de Guardacostas de Estados Unidos nos informó que la interdicción de cocaína en el año 2016 sería de unas 600 toneladas en todo el continente americano. Colombia incautó 362 y Panamá 60, es decir 422 toneladas entre los dos países, de las 600 que se incautaron en el continente americano. Hay que hacer un esfuerzo mayor. En interdicción Estados Unidos tiene medios marítimos muy importantes, tiene una frontera con México que puede cuidar mejor en materia de droga, no solo en materia de inmigrantes. Aquí nos trajeron la noticia de que la incautación en la frontera terrestre había sido de 10 toneladas en el 2016. Eso quiere decir que por cada tonelada que EE. UU. incauta nosotros incautamos 44, con una milésima de las capacidades militares, policiales y de interdicción de ese país. Hay que hacer más esfuerzos en interdicción. No es responsabilidad de un solo país. Hay que involucrar más en este tema de la interdicción a México, que tiene unas capacidades aéreas, marítimas y terrestres muy importantes.

¿Cuál es entonces la respuesta de Colombia a esta polémica?

Que la solución al tema de las drogas no la puede lograr ningún país solo. Que se impone la cooperación y en el caso de Colombia esa cooperación con Estados Unidos ha sido estrecha, generosa, pertinente y eficaz. El solo hecho de que hoy nuestras organizaciones de narcotráfico en general de crimen organizado sean locales y no internacionales es ya un gran éxito, estamos lejos de la integración vertical de Pablo Escobar y el cartel de Cali o el cartel de la Costa, o del Norte del Valle, que manejaban todo el negocio, desde Londres hasta Caucasia y desde Nueva York hasta Río Frío. Lo que se ha hecho en ese campo de descabezar organizaciones criminales ha significado que sus ingresos ilegales sean la veinteava parte de los que tenían los carteles de hace 20 años.

¿La agenda con los EE. UU. se volvió a narcotizar?

Sí vamos a hablar de narcotráfico, pero ya es hora de que Colombia empiece a jugar su papel de potencia regional en el sentido de ver la seguridad de la región más integralmente: cómo enfrentar el crimen organizado transnacional en todas sus manifestaciones, pero también mirar la región hacia el Pacífico y hacia el Caribe; entenderla como una región que necesita mayor cooperación para garantizar la seguridad de sus habitantes.

¿Está en riesgo la ayuda para Paz Colombia?


A conciliación pasó en el Congreso de los Estados Unidos el paquete de ayuda económica para Colombia que se debe ejecutar entre los años 2018 y 2019. La cifra de 391 millones de dólares equivale a un 25 por ciento más de la aprobada para 2016 y 2017. Es una buena noticia para el país porque demuestra que se mantiene un apoyo bipartidista en el Congreso.
Compartir Articulos :

Publicar un comentario

 
Support : Creating Website | |
Copyright © 2011. Alternativas Noticiosas - All Rights Reserved