EL PRESIDENTE DE PERÚ RENUNCIA

21 de marzo de 20180 comentarios


LIMA, Perú (21 Marzo 2018).- Un final cantado. Presionado por las denuncias de compra de votos para evitar la vacancia y la pérdida de confianza de varios de sus colaboradores, el todavía presidente grabó un mensaje al país en el que anuncia su decisión de dar un paso al costado, según dijo, para ayudar a la gobernabilidad. Acusó a la "mayoría legislativa" de haber generado un clima de “obstaculización” y “ataques”.

No hubo ni ministros ni congresistas en la despedida final. Solo un puñado de colaboradores. Uno de los momentos más dramáticos en la reciente historia nacional.
Redacción:

A las 2:15 de la tarde, Pedro Pablo Kuczynski salió por la puerta principal de Palacio de Gobierno. No había casi gente en la Plaza Mayor. Solo un grupo nutrido de periodistas que, desde temprano, habían montado guardia.

Kuczynski ya había grabado el mensaje a la nación que sería emitido en cadena nacional a las 2:30, anunciándole al Perú su renuncia a la presidencia de la República.

Aquellos fueron unos minutos dramáticos.

Kuczynski, acompañado por un pequeño grupo de colaboradores (ninguna autoridad, ningún ministro, ningún congresista), trepó a su camioneta. Y en cinco minutos llegó a su casa en la calle Choquehuanca, en San Isidro.

Así terminó su breve gestión en el Ejecutivo, de apenas veinte meses. No completó ni los dos años.

Su renuncia será aceptada hoy por el Pleno del Congreso. El primer vicepresidente, Martín Vizcarra, de camino hacia Lima desde Canadá, lo reemplazará. El viernes tomará la posta.

Hoy debía haberse votado la moción de vacancia en contra de Kuczynski.

Los audios protagonizados por Kenji Fujimori y congresistas cercanos en los que, presuntamente, se negocian votos a cambio de obras públicas apuraron el desenlace.

La sesión del Consejo de Ministros empezó a las nueve. Mientras se difundían nuevos audios comprometedores, personajes del entorno del Gobierno (como Carlos Bruce, Pedro Olaechea y Salvador Heresi) anunciaron públicamente su deseo de que Kuczynski dé un paso al costado.

Heresi incluso llegó a decir que si no lo hacía apoyaría la vacancia con su voto.

No tenía mayor sentido para Kuczynski presentarse hoy en el Pleno si parte de su propia bancada le había bajado el dedo. Solo unos cuantos fieles quedaron hasta el final, entre ellos Gilbert Violeta y Juan Sheput. Ambos llevaron a Palacio el pedido de la Junta de Portavoces de que Kuczynski opte por hacerse a un lado.

Con cada vez menos oxígeno –según fuentes consultadas por este diario–, Kuczynski tenía la idea clara: no le quedaba otra que presentar su dimisión.

"Un momento emocionalmente muy jodido". Así describió el ambiente en Palacio uno de los asistentes al último consejo ministerial de la era Kuczynski. Y añadió: "Él (Kuczynski) ya estaba decidido a renunciar desde que llegó. Nos dejó solos, sesionamos y luego bajó para explicarnos sus razones. También nos leyó parte de su carta".

La renuncia fue aprobada por unanimidad por el consejo ministerial.

Luego de eso, el grupo se dirigió a otra sala para grabar el histórico mensaje.



El último mensaje


A las dos y media, tal como estaba programado, Kuczynski, flanqueado por su gabinete, ofreció al país su último mensaje. Las caras lo decían todo.

Kuczynski negó, de nuevo, estar involucrado en ningún hecho ilegal. Acusó a la "mayoría legislativa" por la "constante obstaculización y ataques" que han generado "un clima de ingobernabilidad que le hace un enorme daño al país".

"Frente a esta difícil situación que se ha generado y que me hace injustamente aparecer como culpable de actos en los que no he participado, pienso que lo mejor para el país es que yo renuncie a la presidencia de la República porque no quiero ser un escollo para que nuestra nación encuentre la senda de unidad y armonía que tanto necesita y que a mí me negaron", dijo.

"No quiero que ni la patria ni mi familia sigan sufriendo con la incertidumbre de los últimos tiempos", añadió.

Fue un mensaje corto y autoexculpatorio.

Se le sugirió que debía convocar a elecciones generales. La idea fue desestimada.

"Seguiré comprometido por siempre con el desarrollo del país. Y considero que, dada esta crisis, que ha sido generada por actos políticos subjetivos, es importante para nuestra nación que nos aboquemos a las reformas políticas constitucionales que nos permitan no volver a pasar por este difícil trance y poder así iniciar un nuevo capítulo hacia el progreso y la justicia". Así terminó Kuczynski.

Hoy, luego de que el Pleno acepte su renuncia, pasará de manera oficial a la condición de ex presidente, 601 días después de que asumiera la presidencia peruana el 28 de julio del 2016.

Todos los ministros presentaron también sus respectivas renuncias. "Lo hicimos al mismo tiempo. Él (Kuczynski) nos convocó", declaró Javier Barreda, quien ocupaba la cartera de Trabajo.


De mal en peor

El gobierno de Kuczynski tuvo problemas desde el inicio. Sin partido (Peruanos por el Kambio es apenas un grupo de personas voluntariosas) y sin una bancada amplia, el régimen estuvo siempre a merced de la mayoría parlamentaria de Fuerza Popular.

Alejado del poder, deberá responder por sus relaciones con la empresa Odebrecht.

En su biografía, además de éxitos que lo perfilan como reputado tecnócrata, hay controversias en que se sospechó que usaba el Estado para beneficios privados. Kuczynski siempre ha asegurado que estas sospechas son injustas.

Como gerente del Banco Central de Reserva en 1968, fue acusado de beneficiar a la International Petroleum Company (IPC). Después del exilio por este caso, volvió al Perú para ser ministro de Fernando Belaunde en 1980.

Dos años después, se fue a Estados Unidos a laborar en el banco de inversión First Boston. Según ha dicho, dejó el Perú porque terroristas lo amenazaron. Obtuvo la nacionalidad estadounidense. ​

A inicios de los noventa, pasó a su propio fondo de inversiones: Latin American Enterprise Fund. A su vez, empezó a integrar directorios de varias empresas como Compañía de Acero del Pacífico, Magma Copper, Edelnor, Toyota Motor, Siderúrgica Argentina, Southern Perú, entre otras.

Volvió al Estado en el gobierno de Alejandro Toledo en el 2001.

Sería en el 2011 su primer intento de convertirse en presidente, con una alianza de partidos de diferente línea. No lo consiguió y apoyó a Keiko Fujimori en la segunda vuelta. Luego, volvió a sus servicios privados y empezó a formar su partido propio.

En la campaña del 2016, no quiso confrontar con Keiko hasta que no hubo otra opción. En la segunda vuelta, se mostró como quien garantizaría la democracia ante el posible retorno del autoritarismo.

Las revelaciones de pagos de Odebrecht a su empresa Westfield y a First Capital, de su socio Gerardo Sepúlveda, impulsaron una primera vacancia, en diciembre. Entonces recibió el apoyo de políticos y periodistas críticos al fujimorismo. A la vez puso en marcha el cuestionado indulto a Alberto Fujimori.

Una de las personas que lo apoyaron, Rosa María Palacios, comentó: "Es poco lo que te puedo decir salvo que es un mentiroso consumado".

Ayer en la noche, Kuczynski recibió la visita de algunas decenas de simpatizantes, que se acercaron hasta su domicilio en San Isidro. Salió a saludarlos.

Levantó las manos y sonrió. Luego de unos minutos, dio media vuelta e ingresó de nuevo a su casa para pasar su última noche como presidente en ejercicio.

Los últimos acuerdos del gabinete

La renuncia del presidente Pedro Pablo Kuczynski no fue lo único que aprobó ayer el Consejo de Ministros. También se aceptó el pedido de extradición del ex presidente Alejandro Toledo, hoy en Estados Unidos.

No solo eso. Además (como se puede leer en esta misma edición, página 16) se aprobó el aumento de la remuneración mínima vital.

Finalmente, se supo que el Ejecutivo acordó observar la ley que fue aprobada por el Congreso y que impide la publicidad estatal en medios de comunicación privados.

Se planteó, en cambio, presentar ante el Parlamento un proyecto alternativo el cual deberá ser debatido.

Como es obvio, esta es una tarea que deberá ser asumida por el nuevo gabinete que tendrá que nombrar Martín Vizcarra, una vez que reciba la banda presidencial para completar el actual quinquenio, hasta julio del 2021.

Compartir Articulos :

Publicar un comentario