"POR AMOR" ES LA CANCIÓN NACIONAL DE LA REPÚBLICA DOMINICANA, AFIRMA NÍNI CÁFFARO

2 de abril de 20180 comentarios


SANTO DOMINGO, República Dominicana (2 Abril 2018).- La carrera como cantante de Niní Cáffaro (Erasmo Alfonso Cáffaro Durán), dotada de una voz diferenciada y única, responsable de haber dotado a la República Dominicana de su canción nacional, Por Amor, escrita y con musicalización del maestro Rafael Solano, se originó por una afortunada casualidad,

Todo se debió a una serenata con la canción Amor y Delirio (que nunca más volvió a cantar) que ofreció en 1959 a unas muchachas, a petición de compañeros apellido Thorman, del colegio La Milagrosa, en una casa en la que estaba una hermana del maestro Rafael Solano, quien le comentó al musico puertoplateno de la belleza de esa voz.

Solano, en ese entonces, estaba produciendo los domingos el programa La hora del Moro, por Rahintel, en el invitaba a nuevas figuras de la canción.


Cáffaro fue ubicado y llevado ante Solano que vivía entonces en una pensión encima de la tradicional y ya desaparecida Panadería Quico, en la esquina Padre Billini con Santomé.

El encuentro entre Solano y Niní fue de un impacto similar al de un padre y un hijo.
Solano percibe el talento para la canción y se dedicó a formarlo y ofrecerle la oportunidad de actuar desde el programa televisivo entonces líder de los domingos.

Solano le pidió presentarse al domingo siguiente en La Hora del Moro, iniciando una carreta que lo llevó a escenarios nacionales e internacionales y a consagrar un nombre en la canción popular dominicana.
Niní, el administrador

Pero Niní, en una amplia conversación con Que Pasa, explica que su carrera profesional real es la de administrador de empresas.

Estudio en la Universidad Nacional Pedro Henríquez Ureña.

Tras graduarse, entró a trabajar en la Dirección Nacional de Marariología (que posteriormente fue reestructurado como Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria) de la cual llegó a ser director.

Durante su gestión como tal, refiere, fue erradicada la enfermedad, por lo que sentó un precedente sanitario que siempre se recuerda con orgullo, aun cuando ese éxito fue producto del trabajo del equipo, sobre todo el de campo. “Yo solo administraba y disponía la logística para que los técnicos trabajaran en el campo de acción.” dice.

Luego de 21 años en el Servicio Nacional de Erradicación de la Malaria, Niní pasó como gerente de Comunicación a la Cervecería Nacional Dominicana, donde pasó 26 años (de la cual es pensionado) y lleva ya siete como director de Teatro Nacional. Está claro en que su fuente de trabajo principal es el de profesional de administración empresarial.

“No he dependido de arte para el vivir día a día. Siempre he trabajado como administrador, con disciplina. El arte ha sido vocación. Aún hay quienes me buscan sobre todo para presentaciones privadas, especialmente en bodas” afirma.

Una vez establecida la relación con el maestro Solano, Niní siguió actuando en La Hora del Moro, plataforma de la que surgieron nuevas voces como: Aníbal de Peña, Fernando Casado, Horacio Pichardo, Julio César Defilló, Arístides Incháustegui, Los Olmeños, Luchy Vicioso, José Lacay , entre otros.

“Por amor”

Pero Solano era un gestor del arte y tenía en mente grandes proyectos, uno de los cuales fue celebrar el Primer Festival de la Canción Popular Dominicana, ya produciendo para Color Visión, junto a Yaqui Núñez, El Show de Mediodía,

La idea se gestó en 1967 y se montó los días 19,20 y 21 de noviembre de 1968 siguiente en el salón principal del entonces Conservatorio Nacional de Música, edificio que había sido antes el Partido Dominicano y que hoy es la sede del Ministerio de Cultura, en la avenida George Washington.

Solano llamó a Niní para que fuera a su casa, en Manoguayabo, para presentarle el arreglo musical de la canción que deseaba que el cantara.

Era solo la melodía y faltaba la letra, que compuso posteriormente. El arreglo musical dejaba sentir que era una gran pieza a la usanza de los festivales, con gran despliegue acústico.
Solano escribió la letra de Por Amor y Niní se fajó a aprenderla e interpretarla hasta su estreno en el festival.

Recuerda que para determinar el orden de presentación de las canciones, la producción dispuso un sorteo, ya que la última en presentarse tenia la ventaja de ser la mas fácil de recordar por parte del jurado.

“Por amor sacó el número 30, de treinta canciones. Es decir, sería la última, pero algunos participantes pidieron que se rifara otra vez alegando dudas por el numero sacado de Por Amor. Volvió a rifarse y Por Amor saco otra vez el numero 30. Eso fue una señal” dice Cáffaro.

El éxito

Cuando cantó Por Amor la primer noche, el impacto en el público fue total.
Los asistentes se aprendieron el estribillo y llegó al circuito final, el domingo 21, obteniendo el primer lugar.

Por amor, dice Niní, fue un fenómeno que le catapultó sobre todo en el extranjero, y fue la pieza que se convirtió en la canción nacional dominicana, tal cual otros países tenían la suya (México, Venezuela, Puerto Rico, Cuba y otros).

Comenta que la canción que ha sido interpretada por centenares de cantantes en todo el mundo y tiene en Marco Antonio Muniz, su exponente más alto.

Recordó que José Jiménez Belén, montó en el Carnigie Hall, en Nueva York, el espectáculo Amorama, en el cual más de doce cantantes populares internacionales hacían dos piezas: una de su repertorio (su éxito mas conocido) y Por Amor. Nunca ha podido olvidar los cinco minutos de aplausos que le dispensó el publico tras hacer la pieza, que repitió tres veces.

El secreto de su juventud

Se ha especulado mucho sobre el aspecto eternamente joven de Niní, por lo que le preguntamos cuál era el secreto.

“No hay secreto. Es solo disciplina, alimentación correcta. Contar programa de vida diseñado con apego a la familia. Sin desarreglos ni escapadas” afirma. Está casado desde 1963 con Cossette Sánchez, con quien tiene 4 hijos: Lourdes Lissette, Alicia Alexandra, Nelson Alfonso y Jorge Alberto.

El Teatro Nacional

Como director del TN, indica que su mayor aspiración es lograr un aumento significativo del salario de su empleados.

“Como director y en base a los ingresos que nos generan los espectáculos que se presentan aquí, he dispuesto un sistema de dietas que equilibra un poco el salario del personal, pero hay que obtener un aumento tan pronto el Ministerio de Cultura nos lo conceda, en base sus presupuestos” afirma.



Por JOSÉ RAFAEL SOSA


Compartir Articulos :

Publicar un comentario