NUEVO SATÉLITE EN BUSCA DE VIDA EXTRATERRESTRE

16 de abril de 20180 comentarios



FLORIDA (16 Abril 2018).- La misión TESS despegó este lunes desde Cabo Cañaveral, en Florida. Por primera vez, la agencia espacial estadounidense NASA usará un cohete de la empresa privada SpaceX.

En una órbita terrestre alta, el telescopio girará lentamente alrededor del Planeta Azul observando con sus instrumentos las profundidades del universo. El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS, por sus siglas en inglés) deberá descubrir nuevos exoplanetas, es decir planetas que giran alrededor de estrellas fuera de nuestro sistema solar.

En el pasado, ha sido sumamente difícil para los astrónomos descubrir este tipo de planetas. A diferencia de las estrellas (soles), que emiten luz propia u otras ondas, los planetas se mueven en la oscuridad. De ahí que sean prácticamente invisibles para los telescopios ópticos.

Los exoplanetas solo se pueden descubrir si, vistos desde la Tierra, pasan volando directamente enfrenta de su estrella principal. En ese caso, su sombra oscurece por un momento la luz de la estrella. Esto les permite a los astrónomos calcular qué tan grandes y rápidos son y a qué distancia están de su sol.

Con ayuda de este método, ya entre 2009 y 2013 el telescopio espacial Kepler descubrió más de 5.000 posibles exoplanetas, de los cuales 2.512 fueron confirmados como tales posteriormente. Sin embargo, debido a problemas técnicos, la misión Kepler tuvo que ser modificada. A partir de 2014, el telescopio tuvo que trabajar con menor resolución. Si bien Kepler descubrió más exoplanetas, se concentró sobre todo en otros cuerpos y fenómenos celestes, como explosiones de supernovas, sistemas estelares, asteroides y cometas.

Sin embargo, ahora se le está acabando el combustible a Kepler. Una razón más para la NASA para lanzar al sucesor TESS.

Grandes expectativas

TESS no es más grande que un refrigerador, pero es altamente eficiente. Sus cuatro cámaras deberán enfocar las 200.000 estrellas más luminosas. Al igual que en el caso de Kepler, los científicos de la NASA esperan encontrar exoplanetas del tamaño de la Tierra, que tengan una distancia "ideal" hacia su sol, ya que esos son los requisitos para que pueda haber vida como la nuestra.   

El satélite deberá aportar datos durante dos años. Su área de observación será 400 veces más grande que la de Kepler. Además, TESS permite a investigadores invitados analizar otros cuerpos celestes. Científicos pudieron nombrar cerca de 20.000 objetos sobre los que TESS recabará datos.


Compartir Articulos :

Publicar un comentario