HACE 34 AÑOS JOAQUÍN BALAGUER FUE DECLARADO GANADOR ELECCIONES PRESIDENCIALES DOMINICANAS

19 de mayo de 20180 comentarios


SANTO DOMINGO, República Dominicana (19 Mayo 2018).- En una fecha como la de hoy, el doctor Joaquín Balaguer fue declarado ganador de las elecciones presidenciales dominicanas. Regresó al poder luego de ocho años en la oposición.

El proceso electoral de 1986 es el inicio de una recomposición de las simpatías de las fuerzas políticas en la República Dominicana y la conformación de un nuevo cuadro electoral, proceso que duraría casi 20 años.

El Partido Revolucionario Dominicano, diezmado por las luchas de tendencias y desacreditado por los cuatro años del gobierno de Jorge Blanco, permitió que Joaquín Balaguer, con casi 80 años de edad y disminuido físicamente volviera a la presidencia del, algo que parecía inconcebible.

Del “Concordazo” al Pacto la Unión

Es mucho lo que se ha escrito sobre estos episodios, sin embargo para el marco de este análisis, lo importante es resaltar la derrota a lo interno del PRD de la tendencia más liberal de ese partido representada por Peña Gómez, frente al candidato de las fuerzas más conservadoras de ese partido, que lídereaba Jacobo Majluta.



Las elecciones primarias del PRD de 1985, demostraron hasta que punto ese partido había degenerado, de ser un proyecto político colectivo, a una división en tantas partes como proyectos personales presidenciales se presentaran.

Para la elección de la candidatura, se presentaron Jacobo Majluta y José Francisco Peña Gómez, este último sería apoyado por Jorge Blanco y el gobierno.

Todo terminaría en un enfrentamiento armado, donde se produjeron una muerte y varios heridos, en lo que hoy es el Hotel Dominican Fiesta, antes llamado Dominicana Concord, y por esto a este episodio se le llama “el concordazo”.

En medio de la crisis, y después de múltiples reuniones, se logró un acuerdo denominado el ¨Pacto la Unión¨, donde Majuta asumía la candidatura presidencial, Peña Gómez fue nombrado a la Presidencia del PRD, Hatuey Decamps Secretario General del partido y Asela Mera de Jorge, esposa de Jorge Blanco, presentada como candidata a Senadora del Distrito Nacional.

En esas condiciones fue el PRD a enfrentar a Balaguer en las elecciones de 1986.

Más sabe el Diablo por viejo

Lo ocurrido durante el conteo electoral de las elecciones de 1986, es una muestra de cómo la experiencia política de Balaguer se impondría en medio de la división del perredeísmo.

El perfil que se presentó de Majluta en la campaña electoral, era el de un tecnócrata más cerca de los grupos conservadores que del PRD.

Tan es así, que como seguro de vida y dar una alternativa a sus seguidores para ejercer el voto fuera del PRD, creó un partido político paralelo denominado la Estructura, que al final fue la causa de su perdición.

Balaguer por su parte, asumiendo su posición opositora, reclamó que se nombrara una comisión de observadores independiente para validar las actuaciones de la Junta Central Electoral, por la desconfianza que tenia frente a sus componentes.

Esta quedó compuesta por una mayoría de miembros de la iglesia católica y empresarios, solo uno de sus integrantes tenía simpatías con el PRD.

Estos dos hechos demostrarían ser claves en el resultado electoral que devolvió a Balaguer al Palacio Nacional.

Mas de 100,000 votos fueron declarados nulos u observados en esas elecciones, se dice que la mayoría fueron emitidos en doble rayado a favor de La Estructura y el PRD, nunca fueron contados, mientras la diferencia entre Balaguer y Majluta fue de solo 33,000 votos.

La comisión de notables jugó un papel importante para evitar manipulaciones de datos dentro de la JCE y usó el peso social de sus integrantes para obligar a Majluta a reconocer el triunfo de Balaguer.

Este había reforzado su candidatura con la presencia de un miembro destacado del sector empresarial dominicano con fuertes relaciones dentro del gobierno de los Estados Unidos, nominó a Carlos Morales Troncoso como candidato a la vicepresidencia, y por lo tanto garantía de continuidad del régimen.

Al final, el Balaguer viejo le ganó al Balaguer joven. que así se hacía llamar Majluta, en base a los pactos que fue capaz de hacer antes y después de contarse los votos en esas elecciones.

El PLD surge como tercera fuerza

Afirmamos que este fue el inicio de la recomposición de las simpatías electorales en el país, porque por primera vez el Partido de la Liberación Dominicana, contó con una cantidad de votos importante, para influir en los resultados finales de unas elecciones.

En total el PLD obtuvo cerca de 350,000 votos, los cuáles, hubieran sido suficientes para vencer a Balaguer si los sumamos a los votos del PRD, sin embargo las contradicciones que dieron origen al nacimiento de ese partido en 1973 frente a la dirigencia del partido blanco, se agudizaron durante los gobiernos de Antonio Guzmán y Jorge Blanco.

La consigna del partido morado en la campaña de 1986, era una muestra de la decisión estratégica de Juan Bosch de presentar al PLD como la diferencia entre el PRSC y el PRD, sus organizados militantes gritaban en todo el país: “Ni mató, ni robó, por eso estamos con Juan Bosch”.

Por el lado del reformismo se acusaba a Majluta y al PRD de sustraer los bienes del pueblo apodándolo como ¨gatobo¨, en alusión a los robos de los gatos, mientras los perredeístas acusaban a Balaguer de la ola de represión ocurrida durante el régimen de los doce años, instalando un cementerio simbólico en el malecón de Santo Domingo.

El otro Balaguer

El Balaguer que asumió la presidencia en 1986 fue diferente en muchos aspectos al que salió derrotado en 1978.

En los diez años no se presentaron violaciones de los derechos humanos, no hubo persecución contra los políticos de oposición, ni se produjo el retroceso, que muchos temieron, a la época en que los militares eran una fuerza decisiva en la política dominicana.

La circunstancias habían cambiado y la mayoría de los jefes militares de la época del trujillismo estaban muertos o retirados, además, la izquierda dominicana había decidido enterrar el hacha de la guerra y tratar de llegar al poder por medios pacíficos.

Sin embargo, en términos económicos fue un calco del gobierno de los doce años, centralizando su trabajo en la construcción de cientos de obras de infraestructura en todo el país, esto disminuyó notablemente la tasa de desempleo, pero al ser realizadas con fondos producto de la emisión de dinero de parte del Banco Central, cobraron su precio con la explosión de una crisis económica de grandes proporciones en 1989.

Compartir Articulos :

Publicar un comentario