EL ELISEO ANUNCIA EL DESPIDO COLABORADOR DE PRESIDENTE MACRON QUE GOLPEÓ MANIFESTANTE

20 de julio de 20180 comentarios


PARÍS, Francia (20 Julio 2018).- La presidencia francesa afirmó este viernes que decidió echar a Alexandre Benalla, un colaborador del presidente francés que aparece agrediendo a un manifestante el pasado 1 de mayo. El Elíseo indicó que la decisión fue tomada a raíz de “nuevos elementos” que comprometen al responsable de la seguridad de Macron durante la campaña electoral. Benalla ha sido detenido.

La presidencia francesa anunció este viernes que ha iniciado el procedimiento para despedir a Alexandre Benalla, quien ha sido detenido preventivamente por “violencias en reunión ejercida por responsable de una misión de servicio público”, “usurpación de funciones”, “ostentación ilegal de identificación reservada a la autoridad pública” y “complicidad por uso indebido de imágenes tomadas por cámaras de seguridad”.

El Elíseo justificó la decisión de desprenderse de Benalla a raíz de “nuevos elementos” que llegaron a su conocimiento. Habría tenido en su posesión un documento de la Prefectura de Policía sin autorización.

La existencia de Alexandre Benalla cobró notoriedad el miércoles, luego de que el periódico Le Monde pusiera en línea un video donde este “responsable de misión” en el Palacio del Eliseo aparece con un casco de policía y un brazalete que lo identifica como miembro de las fuerzas del orden golpeando a un manifestante durante las protestas del pasado 1° de mayo en París.

Alexandre Benalla fue además el responsable de la seguridad de Macron durante la campaña presidencial, antes de que lo nombraran en un cargo adjunto al del jefe de gabinete del presidente, François-Xavier Lauch. Su presencia también fue registrada en el autobús que llevó el lunes a la selección francesa ganadora del Mundial de los Campos Elíseos al palacio presidencial.

En mayo, Benalla fue suspendido durante dos semanas por las agresiones cometidas el Día del Trabajador y luego recuperó su trabajo, aunque fue trasladado a otro puesto para realizar tareas administrativas.

Benalla había pedido "observar" el mantenimiento del orden durante el 1 de mayo, lo que el director del gabinete del Elíseo aceptó. Sin embargo, esta calidad de observador no le permitía de ninguna manera hacer uso de la fuerza.

Primera crisis política para Macron

El caso Benalla se transformó rápidamente en una crisis política para Emmanuel Macron, quien el jueves, asediado por los periodistas, se limitó a decir que “la República es inalterable”.

La oposición fustigó la reacción del gobierno. El líder de Los Republicanos (derecha), Laurent Wauquiez, pidió a Macron que "aclarara los hechos" y que precisara "si hubieron maniobras para silenciar este incidente".

El secretario general de los socialistas franceses, Olivier Faure, declaró que el colaborador del Elíseo debería asumir sus responsabilidades ante la justicia, reprochando al director del gabinete del Elíseo de que no hubiera denunciado estos hechos.

Entretanto, la izquierda radical de Francia Insumisa encabezada por Jean-Luc Mélenchon proponía una moción de censura que tenía pocas chances de prosperar.

¿El gobierno había ocultado y protegido al colaborador de Macron? Si estaba al tanto, ¿por qué no lo denunciaron, como prevé la ley? El ministro del Interior Gérard Collomb ha pedido una investigación policial interna, mientras la oposición parlamentaria ha obtenido la creación de una comisión especial para investigar el caso. Queda por ver si con los anuncios de este viernes la crisis ha sido superada.



Fuente: RFI


Compartir Articulos :

Publicar un comentario