EL LEGADO DE PAZ DE NELSON MANDELA PERDURA

24 de julio de 20180 comentarios


WASHINGTON (24 Julio 2018).- En el mes de julio se celebró el centenario del natalicio de Nelson Mandela. En todo el mundo la gente reflexiona sobre el significado que Mandela tiene como emblema de  la lucha contra el apartheid y ganador del Premio Nobel de la Paz, casi cinco años después de su muerte.

Conozca a algunas de esas personas y vea como las enseñanzas de Mandela han superado la prueba del tiempo.

‘La educación es el arma más poderosa’

En la Escuela Elemental Watkins, una escuela pública predominantemente afroestadounidense, a pocos pasos del Capitolio de Estados Unidos, la responsabilidad de educar a la próxima generación sobre Nelson Mandela le corresponde a Rashida Green, profesora de lectura y ciencias sociales de quinto grado.

Green, de 41 años, dedica a la vida de Nelson Mandela dos semanas en su unidad de multimedios para enseñar sobre los derechos civiles.

Ella se identifica con Mandela porque nació y creció en Mississippi, un estado con su propia historia de convulsión racial. Enseña a sus estudiantes sobre el significado del apartheid al compararlo con las leyes de Jim Crow en el sur de Estados Unidos, que durante décadas segregaron a los negros de los blancos en los espacios públicos y posteriormente fueron declaradas inconstitucionales.

Los estudiantes de Green miran videograbaciones sobre la vida de Nelson Mandela y leen dos libros, el de Mandela titulado “Un largo camino hacia la libertad”, y “¿Quién fue Nelson Mandela?”. Los estudiantes luego redactan un informe sobre cómo ellos también pueden marcar una diferencia.

“Ellos son los que van a cambiar el mundo por mí”, dice. “Y yo creo que podrán hacerlo, y por ello él (Mandela) es un gran ejemplo, y una inspiración para ellos … saber que con educación uno puede cambiar el mundo”.

‘Hay muchas cosas que nos unen’

Cada año desde 2008 los estudiantes del grupo juvenil del Museo Nelson Mandela en Sudáfrica viajan a Alemania para aprender sobre el Holocausto. Anka Johow ayudó a establecer los viajes cuando trabajaba en la Asociación de Jóvenes Cristianos (YMCA) en Alemania, entre los años 2005 y 2015.

Los estudiantes aprenden sobre historia en los campamentos juveniles a cargo de la asociación, con socios y otras YMCA en las que participan jóvenes procedentes de Israel, Bielorrusia, Holanda, Polonia, Eslovaquia, Rusia, Lituania y Alemania.

Johow también quería que los europeos aprendieran sobre el apartheid. Por ello en 2012 la asociación y el museo aunaron esfuerzos para organizar un viaje a Sudáfrica para aprender sobre el apartheid, la ley nacional de ese país de 1948 a 1994. Ellos escucharon testimonios de personas que estuvieron presas en la isla de Robben, donde Mandela pasó 18 años de sus 27 años de encarcelamiento.

“Nosotros no solamente queremos hablar sobre la Segunda Guerra Mundial y el Holocausto, y sobre Europa, también queremos hablar sobre el apartheid y su significado”, dijo Johow, que tiene 31 años, vive en Montreal y trabaja para la organización Ministerios Poder para el Cambio. “Hay muchas cosas que nos unen, como esperanzas y sueños comunes  … y disfrutar de los beneficios que nacen al conocer personas de diversas culturas”.

Un ‘rayo de esperanza’ para un diplomático de Estados Unidos

Una de las primeras asignaciones de Alvin Murphy como productor de televisión fue cubrir la visita de Mandela a Washington en 1990. Desde hacía mucho tiempo que Mandela ya era para él “un rayo de esperanza”.

“Al crecer en el Sur siendo un muchacho negro en Carolina del Norte yo también experimenté la discriminación, los prejuicios y la segregación porque no se nos permitía beber en las mismas fuentes de agua que los blancos, o comer en ciertos restaurantes o incluso vivir en ciertos vecindarios”, dice Murphy. También recuerda haber cosechado algodón en campos cercanos para ganar un dinero extra y ayudar a su familia.

Murphy dijo que de Mandela aprendió “la importancia de subir a un nivel elevado para no dejarse arrastrar por las emociones negativas o de conductas provocadas por odio, venganza y culpa”.

Actualmente Murphy trabaja en el Departamento de Estado de Estados Unidos, como funcionario especializado en políticas sobre África. Conoce a futuros líderes de África por medio del Programa de becas Mandela-Washington, del Departamento de Estado, que ofrece seis semanas de capacitación sobre liderazgo y desarrollo profesional a ciertos de jóvenes africanos.

“Tengo la oportunidad de impartir lo que Mandela me ha dado cada año en las becas Mandela-Washington”, dice Murphy, y agrega que el ejemplo de Mandela “me cambió la vida para siempre”.



Por LENORE T. ADKINS/ShareAmerica

Compartir Articulos :

Publicar un comentario