PRESIDENTE CUBANO CONCLUYE VISITA GUBERNAMENTAL A PINAR DEL RÍO, DISPONE EVALUAR VIVIENDAS

14 de septiembre de 20180 comentarios


PINAR DEL RÍO (14 Septiembre 2018).- Tal como les aseguró a las personas con las que intercambió en plena calle, y en más de una decena de centros económicos y sociales, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, concluyó la visita de gobierno a esta provincia, con una reunión en la que abordó la manera de atender los principales problemas que ocupan en la actualidad a los pinareños.

Durante la sesión, en la que participaron miembros del Consejo de Ministros, vicepresidentes del Consejo de Estado, autoridades locales y directivos de las principales empresas y organismos del territorio, Díaz-Canel se refirió a las inquietudes que le transmitiera directamente la población y las que detectó su equipo de trabajo.

En este sentido, insistió en la necesidad de evaluar con prioridad el tema de la vivienda, teniendo en cuenta que todavía quedan acá más de 10 900 familias damnificadas por los huracanes.

Esta es la provincia que más atraso tiene en materia de recuperación, con una deuda de ciclones desde el 2002, dijo.

Por tanto, tenemos que ver cómo estructuramos el plan de la economía del año que viene, para poder ampliar la construcción de viviendas.

El Presidente cubano se refirió igualmente al abasto de agua como una de las mayores insatisfacciones de los habitantes del territorio.

Debemos trabajar en todo lo que podamos paliar con medidas organizativas y de operación, pero también prever qué podemos hacer en materia de inversión, apuntó.

Al respecto, Antonio Rodríguez Rodríguez, presidente del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos, reconoció que esta es una de las provincias con más problemas en la distribución del vital líquido, y explicó que actualmente se realizan varias acciones que deberán reducir los ciclos de abasto en la capital provincial y en otros lugares.

Díaz-Canel mencionó también entre las principales cuestiones que afectan a los pinareños, el mal estado del hospital Abel Santamaría, principal institución de salud de Vueltabajo, y la situación del transporte.
Sobre este último punto, se le informó que en lo que resta del 2018, a la provincia deben entrar 24 nuevos ómnibus Diana y se reactivarán otros que se encuentran parados por problemas con los neumáticos.

El alto dirigente se refirió además a otras preocupaciones que le transmitiera la población, como la falta de profesores para varias asignaturas que le refirieran dos alumnos de la secundaria del poblado de La Coloma, algo que mandó a resolver de inmediato.

Todo está registrado y montado en un sistema de chequeo para dar respuesta, aseveró.

Por otra parte, destacó la importancia de este tipo de recorridos para conocer de primera mano las iniciativas que se aplican en los territorios y que vale la pena compartir.

De aquí también nos llevamos un grupo de experiencias importantes, como lo que han hecho en el polo productivo (Hermanos Barcón) y el antiguo combinado de cítricos (ahora Empresa Agroindustrial Enrique Troncoso).

Son cosas que han logrado con voluntad, con mucho esfuerzo, con inteligencia, reanimando dos importantes escenarios productivos, con vistas a incrementar la obtención de alimentos, apuntó.

El Presidente destacó igualmente los resultados en cuanto a la producción local de materiales de la construcción, la gestión de proyectos de desarrollo local y la informatización de la sociedad, con experiencias positivas como el portal ciudadano redpinar.cu.

Además, elogió los avances en el programa de reanimación de la capital provincial.

Cada vez que uno viene le enseñan cosas nuevas que se rehabilitan y que aparecen como otras opciones para la gente, afirmó.

Por último, en gesto de reciprocidad ante el afecto que le expresaran de manera espontánea los hombres y mujeres de esta tierra en cada uno de los sitios donde estuvo, resaltó la humildad y la nobleza de los pinareños, y sentenció que «lo mejor que tiene Pinar del Río es su pueblo».

LO QUE NOS ENSEÑARON FIDEL Y RAÚL

Antes, desde bien temprano en la mañana, el Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros había visitado varias obras reinauguradas recientemente en saludo al aniversario 151 de la capital provincial.

Entre ellas, el Centro de Gestión Estratégica del Desarrollo Local, una novedosa institución donde radica el grupo técnico asesor que ha estado al frente de la reanimación de la urbe, la oficina del historiador y la maqueta de la ciudad.

Además, acoge el Centro de Apoyo al Desarrollo Local, encargado de estrechar los lazos entre los gobiernos territoriales y la Universidad Hermanos Saíz Montes de Oca, para la capacitación y la articulación de nuevos proyectos.

Durante el recorrido, Díaz-Canel indagó por las obras que le habían mostrado en visitas anteriores a la provincia. ¿Se mantienen? ¿Funcionan bien?, preguntó, y advirtió que nada de lo que se haga puede decaer, y cada cosa que se culmine tiene que ser mejor.

Entre un sitio y otro, siempre a pie, el Presidente saludó a las miles de personas que al saber de su presencia salieron a la calle para darle la bienvenida.

«¿Pero ustedes no tendrían que estar trabajando?», bromeó con dos señoras que sobresalían del grupo que lo aclamaba en una de las aceras de la calle Martí.

«Es que quisimos venir a verlo a usted», le respondió la mujer, y le extendió un fuerte abrazo.

Entonces, como ya había hecho varias veces Díaz-Canel aprovechó para hablarle directamente a la gente:
Acá hay varios ministros y vicepresidentes recorriendo los lugares donde hay problemas, y también cosas muy interesantes que han hecho los pinareños. Ahora vamos a tener una reunión donde trataremos lo que hemos visto.

Y con la franqueza que nunca debe faltar entre un líder y su pueblo, les explicó que «hay cuestiones que podrán tener una solución más rápida, hay otras que iremos proyectando en el plan de la economía del año que viene, y hay otras más difíciles de resolver, que tendremos que seguir resistiéndolas hasta que podamos avanzar».

El Museo de Historia, el hotel Globo y el Instituto de Belleza Ilusión fueron otros de los sitios visitados.

«Presidente, te queremos», le dice una mujer, «Presidente, estamos contigo», le grita otra, «el pueblo tiene confianza en usted», le asegura un hombre, y con esa espontaneidad que caracteriza a los cubanos, alguien agrega: «¡ahí sí hay!».

A la prensa que cubre la visita, le resulta imposible recoger cuanto se habla, porque el Presidente se adentra una y otra vez entre la multitud. Son muchos los que le estrechan la mano en señal de afecto, o le dicen frases de aliento.

«Hace falta que todo el mundo se vincule con el pueblo, así como está haciendo usted», le expresa alguien, y él le contesta: «Yo creo que todos lo estamos tratando de hacer. Eso, a fin de cuentas, es lo que nos enseñaron Fidel y Raúl.

«Recuerden que aquí no hay relevo, aquí lo que hay es continuidad, y vamos a seguir defendiendo la obra de la Revolución, entre todos».



Por RONALD SUÁREZ RIVAS/Granma


Compartir Articulos :

Publicar un comentario