EL SENADO CELEBRARÁ ESTE VIERNES LA PRIMERA VOTACIÓN PARA DESIGNAR A KAVANAUGH JUEZ DEL SUPREMO

4 de octubre de 20180 comentarios


WASHINGTON (4 Octubre 2018).- La suerte de Brett Kavanaugh como nominado para el Tribunal Supremo empezará a decidirse el próximo viernes. El líder republicano del Senado, Mitch McConnell, anunció a última hora de este miércoles que el viernes la Cámara Alta celebrará un voto de procedimiento. Se espera la votación final sobre el nominado de Donald Trump, que tendría un cargo vitalicio en una institución vital en el rumbo social del país, sea el fin de semana, probablemente el domingo. Los republicanos solo pueden permitirse perder el apoyo de uno de sus 51 senadores si se da por hecho que los 49 votos demócratas serán en contra del juez. La votación del viernes podría indicar con claridad cuántos apoyos tienen.


La Casa Blanca anunció este jueves por la mañana haber recibido el informe del FBI sobre Kavanaugh, que ha sido entregado al Senado. El equipo de Trump se muestra "plenamente confiado" en que el juez será aprobado para el cargo, según dijo el portavoz Raj Shah en un comunicado.

La cúpula republicana del Senado accedió el pasado viernes a posponer una semana el proceso de votación después de que tres senadores clave pidieran una breve investigación del FBI a Kavanaugh sobre las acusaciones de acoso sexual contra él. Al convocar la primera votación el viernes, McConnell aseguró que antes de entonces los senadores ya habrán recibido las conclusiones de la investigación del FBI. Está previsto que los legisladores puedan consultar las pesquisas el jueves en instalaciones de máxima seguridad. “Habrá tiempo para que los miembros puedan revisar y reciban explicaciones sobre este material suplementario antes del voto del viernes”, explicó McConnell.

El proceso, sin embargo, continúa envuelto en la polémica y desatando una feroz pelea política a poco más de un mes de las elecciones legislativas, que determinarán si los republicanos mantienen el control del Congreso. De fondo, en plena era del Me Too, EE UU vive un intenso debate sobre abusos sexuales, política y justicia. Los demócratas se quejan de las prisas de Trump y los republicanos en esta nueva investigación del FBI. Por ejemplo, según la publicación Politico, la agencia policial no ha interrogado ni a Kavanaugh ni a la primera mujer que le acusó de abusos, Christine Blasey Ford, lo que, sin duda, alimentará las críticas de que las nuevas pesquisas no han sido suficientemente completas.

En paralelo, ocho de los diez miembros demócratas del comité judicial del Senado han mandado una carta al presidente del panel, el republicano Chuck Grassley, en la que sugieren que el FBI halló en el pasado irregularidades en el expediente de Kavanaugh, que trabajó en la Casa Blanca de George W. Bush. Los demócratas sostienen que “no es correcto” el siguiente mensaje publicado el martes en Twitter por personal republicano del comité: “En ninguno de los seis informes del FBI, que el comité ha revisado de forma bipartita, había un indicio de cualquier tipo relacionado con una conducta sexual inapropiada o de abuso de alcohol”.

Ford acusa a Kavanaugh de tratar de violarla en una fiesta en 1982 cuando los dos eran menores de edad. Ambos testificaron el pasado jueves en el Senado y aseguraron decir la verdad al “100%”: ella aseguró que Kavanaugh abusó de ella y él que es categóricamente falso. Otras tres mujeres han acusado al juez de apelaciones de abusos sexuales en el pasado, algo que él también desmiente. Todos los presuntos abusos tuvieron lugar cuando Kavanaugh estaba ebrio. Varios conocidos del juez y pruebas documentales de la época han sugerido que tenía un problema con el alcohol, un extremo que él también niega.

El futuro de Kavanaugh recaerá presumiblemente en el voto de tres senadores republicanos clave: los moderados Jeff Flake, Susan Collins y Lisa Murkowski. Los tres pidieron la semana pasada posponer la votación hasta contar con más detalles del FBI y los tres criticaron a Trump, que ha apoyado claramente a su candidato para el Supremo, por burlarse el martes de la comparecencia de Ford en el Senado, lo que puede acabar perjudicando seriamente al presidente y su nominado.





Por JOAN FAUS/El País



Compartir Articulos :

Publicar un comentario