¡SORPRESA! LAS MOMIAS MÁS ANTIGUAS DEL MUNDO NO ESTÁN EGIPTO, SINO EN CHILE

2 de mayo de 20190 comentarios


ARICA, Chile (2 Mayo 2019).- Los primeros humanos de los que se tiene conocimiento que han momificado a sus muertos lo hicieron en un lugar bastante improbable: el lugar más seco de la Tierra.

El pueblo de Chinchorro se asentó en las bahías costeras del desierto de Atacama, en lo que hoy es Chile, alrededor de 7.000 a.C, y desarrolló una técnica para la momificación en torno al 5.000 a.C.

Eso es aproximadamente 2.000 años antes que los antiguos egipcios. Sin embargo, si bien los egipcios eran una civilización compleja que momificaba a los faraones de élite, los Chinchorro eran cazadores-recolectores precerámicos con un enfoque más igualitario para honrar a los muertos.

Aunque esto es poco conocido incluso dentro de Chile, el país espera que una solicitud a la UNESCO para el estatus de Patrimonio de la Humanidad (los sitios arqueológicos ya se encuentran en la Lista Preliminar de la UNESCO) pueda finalmente obtener la atención que  estas momias merecen.

‘Colección sagrada’

Para entender su improbable cuento, y por qué tan poca gente sabe de ellos, tomo un vuelo de 2,5 horas desde Santiago a la ciudad más septentrional de Chile, Arica. Desde allí, me subo a un colectivo (taxi compartido) para un viaje de 15 kilómetros hacia el Valle de Azapa, una franja de verde en el Gran Atacama, para visitar el Museo Arqueológico de San Miguel de Azapa, en el pequeño pueblo de San Miguel de Azapa.

Esta institución sin pretensiones, que tiene dos pequeñas alas separadas, tiene los restos momificados de unas 300 personas de Chinchorro, aunque solo muestra alrededor del 10% de su colección para la vista del público. Eso es porque, en este momento, no hay ni el dinero ni el espacio para exhibir a las momias de una manera que no las dañe irrevocablemente.

“Es una colección muy sagrada porque la mayoría de los artículos están relacionados con la ceremonia de la muerte”, explica la curadora y conservacionista Mariela Santos, mientras observamos los restos momificados de una joven cuya cara está escondida detrás de una evocativa máscara de arcilla.

Momias negras y rojas
Las momificaciones comenzaron con bebés y fetos (quizás debido a la alta mortalidad fetal en el desierto rico en arsénico) antes de pasar a ser adultos. Hubo cinco estilos distintos en un lapso de aproximadamente 4.000 años, aunque Santos dice que las más frecuentes son las momias negras y rojas.

Hacer las momias negras involucró desarmar completamente el cuerpo de la persona muerta, tratarlo y luego volverlo a montar, con la piel y todo. Las rojas se crearon haciendo pequeñas incisiones para extirpar los órganos internos y luego secar la cavidad del cuerpo.

Ambas se rellenaron típicamente con palos y cañas, se adornaron con pelucas y se enmascararon con arcilla sobre las caras, la primera pintada en manganeso y la segunda en ocre.

¿Por qué, me pregunto, las momias de Chinchorro no tienen el mismo escondite que sus hermanos egipcios? Santos cree que puede ser porque los propios chilenos no han dado mucho valor a los tesoros a lo largo de su frontera más septentrional.

Eso puede cambiar pronto.

Esperando la protección como lugar de patrimonio mundial

La propuesta de Chile para el estatus de lugar del Patrimonio Mundial para los espacios de Chinchorro estará en manos de la UNESCO a partir de 2020. En el período previo a esa fecha, el gobierno local ha reforzado sus esfuerzos para promover el turismo arqueológico y empoderar a las comunidades pesqueras locales para que se conviertan en custodios de los lugares de enterramiento de Chinchorro.

Un circuito recientemente desarrollado ofrecerá a los turistas una manera tangible de volver sobre los pasos del Chinchorro desde el museo en San Miguel de Azapa hasta los sitios arqueológicos en las cercanías de Arica y Caleta Camerones, que se encuentra a 113 kilómetros al sur.

Mientras tanto, el museo arqueológico en San Miguel de Azapa debería abrir una gran ala de Chinchorro en 2020 capaz de albergar otro 35% de la colección. La esperanza es que, si los chilenos finalmente aprecian la importancia global de esta cultura de creación de momias, tal vez el resto del mundo también lo haga.

Bernardo Arriaza, un antropólogo físico (científicos preocupados por la evolución y la diversidad biológica de los humanos) que ha estudiado a las momias de Chinchorro durante más de tres décadas, es uno de los actores clave que documenta la importancia del estatus de patrimonio mundial.

“Lo que estamos tratando de mostrar es que no solo tenemos la evidencia más antigua de momificación intencional, sino que fue hecha por personas cazadoras-recolectoras precerámicas en un ambiente prístino que permanece hoy en día”, dice cuando nos reunimos en su Oficina de Arica en la Universidad de Tarapacá.

“Estos fueron los primeros pobladores de la región de Atacama, por lo que me gusta pensar en ellos como los pioneros del desierto”, continúa. “Puede que no hayan sido tecnológicamente avanzados, pero toda su complejidad se debió a la preparación de los muertos”.

Descubierto cerca de la playa

Fue un arqueólogo alemán, Max Uhle, quien descubrió a las momias hace un siglo cerca de la playa en Arica que habría de otorgarles su nombre: Chinchorro.

Después de conversar con Arriaza, me dirijo a tres kilómetros de distancia a Playa Chinchorro, una amplia extensión de arenas de color azúcar marrón que se extiende desde el centro de Arica hasta la desembocadura del río Lluta.

Sigo su bullicioso paseo marítimo hasta el corazón de la ciudad, donde encuentro la plaza central rodeada de palmeras de Arica. Está a cargo de una catedral de color caramelo diseñada por Gustave Eiffel antes de que se destacara con su icónica torre parisina.

Sobre la catedral de Eiffel se alza el Morro, una colina de 139 metros de altura plana. Las momias de chinchorro más complejas se encontraron en sus laderas. Treinta y dos de ellas se han conservado in situ (repleto de paquetes funerarios, pieles y otros artefactos) en el pequeño Museo de Sitio Colón 10.

La moderna ciudad de Arica se encuentra en la parte superior de un vasto cementerio del pueblo de Chinchorro. Sin embargo, las formas más antiguas de momificación de Chinchorro se encuentran a 112 kilómetros al sur en Caleta Camarones, una playa que apenas ha cambiado en los 7.000 años desde que estos antiguos pescadores comenzaron a preparar a sus muertos.

Pasé la noche en el Hotel Apacheta de Arica, una propiedad modernista en forma de L con vista al Pacífico, antes de partir hacia Caleta Camarones a la mañana siguiente.

La Carretera Panamericana une Arica con Caleta Camarones a través de un paisaje austero y hambriento de agua. Los únicos signos de existencia humana en el camino son seis estatuas de Chinchorro de nueva construcción diseñadas por los artistas locales Paola Pimentel y Johnny Vásquez.

Dado que gran parte del vínculo de esta región con la cultura Chinchorro se encuentra enterrado debajo del desierto, estas esculturas en la carretera ofrecen un recordatorio tangible del pasado y una visión de lo que puede deparar el futuro si el turismo de Chinchorro se convierte en una realidad.

Clima árido

Caleta Camarones es el segundo lugar en la propuesta de la UNESCO. Arriaza lo visualiza como un lugar para rastrear el legado vivo del Chinchorro hasta los pescadores modernos que trabajan aquí.

Con ese fin, me reúno con Jorge Ardiles, presidente del sindicato local de pescadores, para un viaje a la bahía en busca de abalones y erizos. De vuelta en tierra firme, remojamos nuestra captura en jugo de limón y lo comemos crudo, como lo hizo el Chinchorro.

El sexagenario con cara de cuero luego me lleva a Camarones 14, el sitio donde se excavaron las momias más antiguas, que datan de alrededor del 5.000 a.C, en 1978.

La razón por la que las momias han sobrevivido aquí a lo largo de los años, dice, es debido a la extrema clima árido. Agregue niveles de salinidad altos cerca de la costa, y obtendrá lo que, durante los últimos siete milenios, han sido las condiciones perfectas para preservar a las momias. Es decir, hasta que el cambio climático introdujo una traba en la ecuación.

Una tormenta de lluvia rara (aunque cada vez más común) en febrero desenterró una nueva capa de artefactos de Chinchorro que veo mientras Ardiles y yo caminamos por una colina sobre la bahía. Hay literalmente huesos y fibras vegetales que sobresalen de la tierra marrón sobre un área del tamaño de un campo de fútbol.

Los pescadores locales cubren los artefactos expuestos con tierra para disuadir a los ladrones de tumbas. Dicen que es lo mejor que pueden hacer.

Después de todo, no hay espacio para estas momias en ningún museo chileno, aún no son parte de un lugar del Patrimonio Mundial, y la mayoría de las personas ni siquiera saben que son las momias más antiguas que se han encontrado.




Fuente: CNN EN ESPAÑOL


Compartir Articulos :

Publicar un comentario