LA INTELIGENCIA DE EEUU, PREOCUPADA POR LA INJERENCIA RUSA EN ELECCIONES DE 2018

13 de febrero de 20180 comentarios


WASHINGTON (13 Febrero 2018).- Los líderes de la comunidad de inteligencia expresaron este martes su convicción de que la continuada injerencia de Rusia representa una amenaza para las elecciones legislativas que se celebrarán en noviembre en Estados Unidos.
La injerencia rusa en la política estadounidense jamás ha cesado. La constatación es unánime en todos los servicios de inteligencia norteamericanos.

En una audiencia ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre las amenazas más urgentes que penden sobre el país, el Director Nacional de Inteligencia, Daniel Coats, y los jefes de la CIA, el FBI, la NSA y otras dos agencias de espionaje coincidieron en que los esfuerzos de Moscú para intervenir en la política estadounidense son tan intensos ahora como lo fueron para la elección presidencial de 2016.

"No debería haber duda de que Rusia percibe como exitosos sus esfuerzos del pasado y mira las elecciones a medio plazo de 2018 en Estados Unidos como un blanco potencial para las operaciones rusas para influir en ellas", dijo Coats, en una declaración respaldada por los otros funcionarios.

El director de la CIA, Mike Pompeo, aseguró: "Hemos visto que la actividad y las intenciones rusas tendrán un impacto en el próximo ciclo electoral".

El director de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) advirtió, por su parte, de que "esto no va a cambiar o parar".

La alegada injerencia rusa se mantuvo entre los temas principales de la reunión y todos los responsables presentes reafirmaron la vigencia de un informe de inteligencia divulgado el año pasado sobre la injerencia rusa en las elecciones presidenciales de 2016, y señalaron que los indicios indican que ello podrá volver a ocurrir en las elecciones legislativas de este año.

"En toda la comunidad (de inteligencia), no hemos visto ninguna señal de que haya algún cambio significativo con relación al año pasado", dijo Coats.

Las agencias estadounidenses concluyeron el año pasado que el presidente ruso, Vladimir Putin, había estado al frente de un amplio esfuerzo de inteligencia para favorecer la elección de Donald Trump en 2016 y perjudicar la campaña de Hillary Clinton.

Trump ha rechazado la idea de que los rusos favorecieron su elección -y cualquier alegato de colusión- y criticado a las agencias de inteligencia por afirmarlo. Una investigación del fiscal especial Robert Mueller indaga la presunta injerencia de Moscú en los comicios de 2016.

Ante el Congreso, los jefes de inteligencia precisaron que la Casa Blanca no les había dado ninguna consigna para luchar contra las injerencias rusas de cara a las elecciones de medio mandato.

Compartir Articulos :

Publicar un comentario