"MARTIN SOMBRA", CARCELERO DE LAS FARC TERMINÓ EN MEDIO DE BALACERA CON LA POLICÍA

29 de enero de 20200 comentarios


BOGOTÁ, Colombia (29 Enero 2020).- Las autoridades investigan el confuso hecho en el que el exguerrillero de las Farc Ely Mejía Mendoza, conocido como 'Martín Sombra' terminó en medio de una balacera con la Policía en un municipio de Tolima.

‘Sombra’, capturado en febrero de 2008 y conocido como el carcelero de las Farc, por su participación en el secuestro de políticos y miembros de la Fuerza Pública que pasaron años privados de su libertad, salió libre en 2017 gracias a la ley de Justicia y Paz.

Este diario estableció que el exguerrillero, que tiene un esquema de seguridad de la Unidad Nacional de Protección (UNP), fue conducido el viernes a la estación de Policía del municipio de Anzoátegui (Tolima) luego de que fuera encontrado en una operación adelantada por integrantes de la Fuerza Pública.

En el sitio, además de ‘Sombra’ y uno de sus escoltas de la UNP, estaba el también exguerrillero, Hernando Buitrago Martha, alias ‘Kafir’, quien fue el segundo al mando de la Columna Móvil Teófilo Forero, liderada por el ‘Paisa’, hoy prófugo de la justicia luego de desconocer los acuerdos de paz de La Habana.

‘Kafir’ también es conocido por fugarse el 2004 del búnker de la Fiscalía para entregarse semanas después a las autoridades. Según los relatos conocidos por EL TIEMPO, ‘Kafir’ tenía un fusil y disparó contra los policías que llegaron al sitio.

Este diario se contactó con ‘Sombra’, quien entregó su versión de los hechos, la cual que ya está en poder de las autoridades. El exguerrillero dijo que ‘Kafir’ lo llamó para proponerle un trabajo en unas tierras. Lo citó en la vereda El Totumo, de Ibagué, en la escuela San Martín: “allí estaba“ Kafir en un carro Vitara, no tenía armas”, cuenta ‘Sombra’, y añadió que él le pidió entrar con su escolta a una casa en la que desayunaron.

Según ‘Sombra’, sobre las 10 a. m. vio que un grupo de hombres se acercaban a la casa y se escucharon disparos. Igualmente señaló que intentó correr para ocultarse y que luego de escuchar más disparos se quedó quieto y escuchaba que afuera de la casa gritaban que se tiraran al suelo.

Sostuvo que salió de la casa, les gritó a los uniformados que era “un protegido del Estado” y que el hombre en el suelo era su escolta.

Según el relato, que fue entregado a la UNP y a la Justicia Especial para la Paz (JEP), fueron unos 13 los policías que llegaron al sitio y no todos estaban uniformados.

‘Sombra’ sostuvo que ‘Kafir’ efectivamente disparó contra los uniformados y luego escapó del lugar.

Al terminar el enfrentamiento, los policías condujeron a ‘Sombra’ y a su escolta en su camioneta hasta la estación del municipio de Anzoátegui en donde, dice el exguerrillero, fueron fichados y detenidos hasta horas de la noche.

Indicó que inmediatamente regresó a Bogotá, pues al estar en libertad condicional tenía que estar en la capital antes de que se le terminara el permiso que, dijo, tenía para salir de la ciudad.

El exguerrillero pidió a la JEP y la UNP que se garantice su seguridad argumentando que siente que su vida corre peligro y que requiere de “medidas urgentes de protección”.

Fuentes de la JEP señalaron que la protección de los exintegrantes de las Farc está en cabeza de la UNP, por lo que señalaron que el caso no es de su competencia.

Aunque el exjefe guerrillero suele estar acompañado de dos escoltas, ese día uno de ellos estaban de permiso, por lo que solamente viajó con el otro. Además, dice que no sabe si se trató de un plan en contra de su vida. No obstante, asegura ser en estos momentos un “objetivo militar”.

En su carta a la JEP, dice: “debido a mis múltiples declaraciones y versiones en Justicia y Paz he sido declarado traidor por algunos y objetivo militar por quienes se encuentran fuera del proceso de reincorporación”.

Cuando se le preguntó quién podría estar detrás de él, respondió: “Timoleón Jiménez (Rodrigo Londoño, hoy presidente del partido Farc), pues asegura que para la cúpula de la antigua guerrilla él es un traidor, “y allá cuando se dice traidor, es objetivo militar”, agrega. Por eso, asegura que quiere reunirse con los exjefes de la guerrilla con quienes dice que no habla desde que volvieron a la vida civil “a ver qué es lo que yo les debo”.



Fuente: EL TIEMPO



Compartir Articulos :

Publicar un comentario