NUEVA YORK MOVILIZA LA GUARDIA NACIONAL PARA REGISTRO DE VENTILADORES NO USADOS

3 de abril de 20200 comentarios

NUEVA YORK (3 Abril 2020).- En el país que luce el estandarte de la propiedad privada como piedra filosofal, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, ha tomado una decisión que contraviene ese principio. “¿Que me van a demandar? ¿Por pedir prestados respiradores? Se los devolveremos y, si hace falta, se los pagamos”. Así respondió este viernes ante el reto al que se enfrenta ante la crisis del coronavirus.
“Pedir prestado” no es precisamente la expresión que define su decisión. Cuomo ha firmado una orden ejecutiva para requisar todos los respiradores y material de protección que se hallan en stock en hospitales y que no los usan al no tener pacientes del coronavirus. A fin de cumplir esta orden, el gobernador también ha dispuesto el despliegue de la guardia nacional para que la ejecute.


Tras afirmar el jueves que el estado de Nueva York, que de un día para el otro sufrió la jornada de más mortalidad, con 562 difuntos, sólo cuenta con reservas de ventiladores para seis días, Cuomo reconoció que la cosa no ha mejorado y que la amenaza de desabastecimiento sigue en ese horizonte.


Por eso su decisión. “Tenemos controlados todas estas máquinas y se trata de hacer una redistribución según las necesidades”, afirmó.
Su iniciativa parte, además, de una comprobación sobre el terreno. Desde la eclosión masiva del virus, los centros sanitarios han visto una reducción drástica de otros pacientes. Se han aplazado las operaciones no urgentes y, dadas las medidas de distancia social y el consiguiente cierre de negocios, se ha contabilizado una caída espectacular de accidentes de circulación o de víctimas de la delincuencia, por lo que hay mucha menos gente a la que atender.
Es decir, que lo hospitales sin Covid-19 van sobrados de material por su bajo nivel de ocupación. “Entiendo que no los quieran ceder, porque son caros y, aunque no los usen son reacios a dejarlos. Pero no tengo otra opción”, argumento para justificar su orden.
No concretó la cifra, “hay varios cientos”, de ventiladores de respiración sin usar. “Esto no arregla el problema, pero representan un número significativo cuando no hacen ninguna función”, recalcó. “Necesitamos 300 más cada día. Si encontramos 300, nos salvan un día, 300 vidas”, añadió. “Si cuentan con máscaras para cinco meses, no requieren tantas y no les pasa nada si les cogemos las de un mes”, continuó.
A partir de sus cifras (mañana del viernes),en el estado de Nueva York había alrededor de 103.000 casos y 3.000 muertos, de un total nacional superior a los 255.000 y unos 6.600 fallecidos. La Gran Manzana tenía 51.200 positivos (5.350 más que el jueves), con 2.935 fallecidos frente a 2.373 de 24 horas antes.
En su comparecencia diaria, Cuomo también repartió estopa al gobierno, porque no tiene suficientes suministros sanitarios para todos los estados, mientras que el presidente Donald Trump y su yerno Jared Kushner, ahora metido en el equipo de combate de la Casa Blanca a pesar de su inexperiencia en el terreno, no paran de lanzar mensajes contra estados como Nueva York por sus reclamaciones de que necesitan más ayuda.
Otra de las paradojas del momento. El lunes atracó en Manhattan el USNS Comfort, el barco hospital de la marina estadounidense. Un par de días antes, Trump acudió a Norfolk (Virginia) para despedirlo, como si fuera en una misión bélica. El caso que el Comfort vino a la Gran Manzana para aliviar a los hospitales locales de la carga de los enfermos que no estuvieran afectados por la pandemia. Hubo mucha celebración, pero desde el martes, en que abrió puertas, y hasta este viernes, sólo tenían 20 ingresados. Las otras 980 camas seguían vacías, pese a la sobrecarga de los centros sanitarios.
La decisión de su utilización depende de Washington, por cuanto es una de sus propiedades. “Al parecer la marina no quiere a pacientes de coronavirus porque la desinfección posterior es compleja, esta es mi interpretación”, respondió Cuomo sobre la razón de su baja ocupación. “No soy experto en la ciencia de desinfectar barcos”, ironizó.

Por FRANCÉS PEIRÓN/La Vanguardia
Compartir Articulos :

Publicar un comentario