POR PRIMERA VEZ EN UN SIGLO, CIERRAN EL SANTO SEPULCRO EN PASCUA

10 de abril de 20200 comentarios

JERUSALÉN (10 Abril 2020).- En el barrio cristiano de la Ciudad Vieja de Jerusalén, en Israel, donde reside Bitar, las calles están desiertas y la mayoría de los comercios llevan semanas cerrados.

“Deprimente”, comenta Sawsan Bitar, de unos 60 años, que lamenta no poder celebrar la Pascua en la iglesia, como lo hace todos los años.

Para combatir la propagación del nuevo coronavirus, todos los lugares de culto han sido cerrados al público en Tierra Santa, incluida la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, el lugar donde, según los evangelios, se sepultó a Cristo tras morir en la cruz.
El viernes 10 de abril por la mañana, una misa sencilla a puerta cerrada fue celebrada en su interior y una procesión mínima recorrió la Via Dolorosa, el camino que, dentro de la Ciudad Vieja de Jerusalén, marca en 14 estaciones el Via Crucis, el camino de Jesús hasta la cruz.

Solamente cuatro religiosos pudieron hacer el recorrido este año, contra los miles de fieles que participaban en este Via Crucis cada Viernes Santo.

Además, por estas antiguas calles estrechas de piedra es complicado mantener la distancia para evitar contagios.
Israel ha registrado más de 10,000 casos de personas infectadas por el nuevo coronavirus y más de 90 fallecimientos.

La consigna es clara para la Pascua católica, ortodoxa y judía: ¡quédense en casa!

Normalmente Jerusalén es el corazón de las celebraciones de Pascua. El año pasado, más de 25,000 personas de todo el mundo se congregaron allí para celebrar el Domingo de Ramos, con el que arranca la Semana Santa, según Ibrahim Shomali, portavoz del Patriarcado Latino de Jerusalén.
El Domingo de Ramos de este 2020 tras las grandes puertas de madera de la Iglesia del Santo Sepulcro, considerado el más sagrado del cristianismo, que puede acoger a hasta 1,500 personas, solo había 15, todas ellas miembros del clero, informó Shomali a la AFP.
“Pero incluso en estas circunstancias difíciles, puede haber algo positivo”, relativiza. Detrás de las pantallas de televisión o de ordenadores, 60,000 personas han seguido la misa transmitida en directo, dijo.
Compartir Articulos :

Publicar un comentario