PUERTO RICO REANUDA HOY APERTURA TOTAL DE LOS SECTORES DE LA MANUFACTURA Y LA CONSTRUCCIÓN

11 de mayo de 20200 comentarios

SAN JUAN, Puerto Rico (11 Mayo 2020).- El gobierno espera una reactivación paulatina de cerca de un 50% del Producto Nacional Bruto con la autorización de apertura total de los sectores de la manufactura y la construcción, así como empresas de bienes y servicio que le dan apoyo a estas industrias tras dos meses de haberse tomado medidas extremas para evitar la propagación del coronavirus, reveló el secretario de Desarrollo Económico y Comercio, Manuel Laboy. “A partir del lunes (hoy), pues, nosotros esperamos que van a empezar a entrar una serie de empresas que no estaban exentas previamente, pero la cantidad va a depender de cada proyecto de construcción y va a depender, en el caso de manufactura, de cómo se han ido preparando estas empresas y cuando piensan entrar”, reconoció. Además, Laboy destacó que se augura que “se va a aliviar bastante” la situación del desempleo que ha experimentado en los pasados dos meses desde que se impuso una cuarentena obligatoria para detener la pandemia del COVID-19. Aceptó que en las pasadas semanas se han registrado 200,000 casos nuevos de desempleados y que se ha proyecto que ese número ascienda a 300,000. Sin embargo, reconoció que un factor determinante en todo el esfuerzo que se realiza para comenzar a retornar a la normalidad depende de lo preparado que estén los patronos y la respuesta reciban de sus empleados. Los patronos que no habían logrado mantenerse abiertos o entrar en operaciones durante las pasadas semanas por autorización del DDEC, deben autocertificarse ante el Departamento del Trabajo en la división de Puerto Rico OSHA (Administración de Seguridad y Salud Ocupacional) y someter el plan de seguridad para evitar el contagio del coronavirus. También deben hacerlo todos aquellos que mantuvieron operaciones, explicó la directora interina del programa de consultoría de OSHA, Judith Cruz Concepción. Hasta el pasado viernes, unas 5,000 empresas, que incluyen otros sectores que ya entraron hace unas semanas en el mercado económico, como ferreterías, bancos, farmacéuticas y contables, entre otros, habían sometido sus documentos. Sin embargo, solo 1,120 obtuvieron su autocertificación. Cruz Concepción comentó que a otros 3,600 comerciantes se les ha enviado un correo electrónico, pues sometieron la documentación incompleta. En muchos de los casos les faltan las guías para evitar el contagio. La funcionaria comentó que la agencia no busca hacerles la vida imposible a los patronos con este requisito. De hecho, comentó que “he tenido patronos que a puño y letra lo han enviado, lo evaluamos y está bien. Es bueno, porque el patrono evalúa su lugar de trabajo y evalúa a sus empleados”. Tanto en la página cibernética del DDEC como del Departamento del Trabajo se ha publicado un modelo del plan que se les está solicitando a los pequeños y medianos comerciantes. Estas guías solo requieren que se personalicen con el nombre de la empresa y otros datos especificados. En general, se les pide a los patronos que proveen material de protección, como mascarillas y guantes; les tome la temperatura a sus empleados antes de comenzar la jornada; se fomente el lavado de mano y la desinfección, así como que se mantenga el distanciamiento físico. Sobre los empleados, Laboy subrayó que se presenta un alto ausentismo que ha afectado a las empresas. Lo asoció a posible temor al contagio. “Aun cuando están los exentos operando desde marzo 16, cuando comenzó el toque de queda y el cierre, lo cierto es que no todas las empresas están corriendo a total capacidad en términos de empleomanía. Números que yo he escuchado a lo largo de estas últimas ocho semanas es que el por ciento del ausentismo es un por ciento alto. Estamos hablando de que pudiese estar entre el 20, 30 y 40 por ciento y en algunos casos de 50 por ciento de ausentismo, dependiendo del sector, dependiendo de la empresa y dependiendo de la localización geográfica en Puerto Rico”, aceptó. Señaló que, de esta disponibilidad de empleados y de los otros problemas que pueda enfrentar la empresa como parte de esta emergencia, dependerá el grado en que estos sectores de la construcción y la manufactura puedan impactar la economía. Pero, más importante aún, es que su éxito en evitar contagios pudiese promover una próxima apertura de la actividad económica. “Va a depender que todos nosotros pongamos de su parte. Esto es tan fuerte como el eslabón más débil. Tenemos que de una manera u otra ayudarnos”, sentenció. Pruebas no son requisito obligatorio Tanto el secretario del DDEC como la directora interina del programa de consultoría de Puerto Rico OSHA precisaron que realizar las pruebas de COVID-19 no son obligatorios para este retorno al trabajo. Destacaron que solo son “deseables”. Laboy señaló que, si existe preocupación del patrono o del empleado por alguna falta de accesibilidad a las pruebas, los trabajadores pueden ser enviados a los centros de salud, pues el plan médico cubre el costo de las mismas. Si se carece de plan médico, señaló que los centros públicos también las tienen disponibles de manera gratuita. Asimismo, destacó que más allá de que se realice una prueba rápida, con la que “no hay garantía de que no esté contagiado”, es más importante que se cumplan con las guías para evitar los contagios. Recalcó que el patrono debe proveer equipo de protección personal, desinfectante de manos, mantener el distanciamiento, proveer estaciones para el lavado de manos, evitar que las personas de la tercera edad se reintegren a sus funciones e imponer cuarentena a los que han estado de viaje. De igual manera, Cruz Concepción señaló que “me preocupa que pongamos el peso de la seguridad en una prueba, ya sea molecular o rápida y que no ponga énfasis en controles y medidas de seguridad que deben establecerse en lugares de trabajo”. No obstante, el secretario de Salud, Lorenzo González, insistió en que se deben realizar las pruebas. De hecho, pidió a los trabajadores que las reclamen. “Definitivamente, no podemos obligar a los patronos privados en su toma de decisiones; pero confiamos en que serán enérgicos en su compromiso con la salud y seguridad de sus empleados y del pueblo de Puerto Rico. Del mismo modo, estamos vigilantes a que todos los sectores, en la medida en que se vayan flexibilizando las imposiciones de la cuarentena, implementen las medidas de protección y seguridad para garantizar que, tanto sus empleados como las personas que reciben los servicios, sigan los protocolos para evitar un despunte en los contagios”, sentenció el psiquiatra de profesión. Recordó que la agencia está a cargo de evaluar el éxito que se tenga en la reapertura de los mercados de la construcción y la manufactura para dar paso a nuevas medidas económicas. “Nuestra prioridad sigue siendo la salud y seguridad del pueblo de Puerto Rico y, en el caso de que sea necesario, reevaluaremos las medidas de flexibilización, para garantizar que la salud de la ciudadanía esté por encima de cualquier otra consideración”, recalcó. Investigan seis empresas El Departamento del Trabajo investiga a seis empresas de unas 737 querellas que se han recibido en Puerto Rico OSHA. Cruz Concepción detalló que la mayoría de las querellas resultaron ser “inquietudes” de los empleados sobre si su patrono actuaba o no de la manera correcta para evitar los contagios. Precisó que solo 294 desembocaron en que la agencia tuviera que requerir información al patrono para evaluar cumplimientos y que seis han terminado en una pesquisa que pudiese conllevar la imposición de multas. Estos seis casos que se investigan se deben a que el patrono no ha notificado que uno de sus empleados ha muerto por coronavirus o que no ha respondido las peticiones de información que han realizado. Los casos de fallecimiento de empleados están ligados al campo de la salud, aceptó la funcionaria. “El reglamento de lo que es el registro de lesiones y enfermedades ocupacionales establece que todo contagio ocupacional del COVID el patrono tiene que registrarlo. Si ese empleado es hospitalizado o fallece, tiene notificarlo a OSHA y OSHA comenzar proceso de inspección”, explicó. Por otro lado, la agencia ha realizado junto a los departamentos de Hacienda, Asuntos del Consumidor y la Policía 69 inspecciones de las 1,120 empresas autocertificadas. Indicó que no se han registrado irregularidades que conlleve una investigación. Por FRANCÉS ROSARIO/Primera Hora
Compartir Articulos :

Publicar un comentario