ESTADOUNIDENSE FRANCIS TIFOE ELIMINA AL ESPAÑOL RAFA NADAL EN EL ABIERTO DE TENIS DE ESTADOS UNIDOS


NUEVA YORK (5 Septiembre 2022).- 
Si la historia afirma que el ardor del tenis adquiere una temperatura superlativa en Nueva York, el partido entre Rafael Nadal y Francis Tiafoe (22º cabeza de serie) fue una genuina representación del acervo cultural de este deporte en el último grande del curso.

El único superviviente estadounidense en el cuadro se las vio con el cuatro veces vencedor del torneo, con la afición repartiendo sus afectos; tan pronto entregada al fervor patrio como a la devoción por un hombre cuyos fieles no conocen fronteras.

En un partido formidable, un gigantesco Tiafoe provocó la primera derrota de Nadal este año en un Grand Slam y disputará contra Andrey Rublev los cuartos de final del torneo tras imponerse por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-3, en tres horas y 33 minutos. Lastrado por su servicio, que cedió en tres ocasiones consecutivas en el último set, y por sus nueve dobles faltas y lejos de su mejor estado físico, el español, que insinuó la posibilidad de un quinto parcial, acabó rindiéndose a la  extraordinaria actuación de su oponente, que conectó 18 aces. Mantiene, no obstante, sus posibilidades de volver al número 1, aunque ahora son Carlos Alcaraz y Casper Ruud quienes lo tienen en su mano.

Tiafoe, que sólo cuenta con un título, en Delray Beach, en 2018, tardó poco en corroborar su notable progresión en las últimas temporadas. No hace tanto que era un jugador débil por el lado del revés. La concluyente victoria contra Diego Schwartzman, decimocuarto preclasificado, ya suponía un aviso. Estaba en octavos sin ceder un set. Había perdido con claridad sus dos duelos precedentes con Nadal, hace tres años, pero éste es un tenista mucho más hecho y  y convencido de sus posibilidades.

El español demoró en nueve minutos su regreso a la pista tras perder el primer parcial, sin ofrecer disculpa alguna a su rival, que había comenzado de forma soberbia. Al parecer, se atuvo al reglamento: utilizó cinco minutos para cambiarse y tres para ser atendido en las muñecas. A Tiafoe no le importó que Nadal le tomase pronto la medida a sus aproximaciones a la red ni presentar un bajo porcentaje de primeros servicios. Era muy capaz de definir desde el fondo, en particular con el revés cruzado y con la derecha invertida.

Nadal no conseguía interpretar los saques del norteamericano y ofrecía sensaciones inquietantes. Tiafoe viajaba cómodo con  una doble falta.

Era la primera presencia de Nadal en el turno de día y, si bien las condiciones favorecen su impacto de bola, el calor, la humedad y su falta de rodaje condicionaron su rendimiento. El español, no obstante, ganó dinamismo en el tercer set y le puso otra cara al partido. Ya no jugaba Tiafoe con la frescura que lo hiciera en el inicio. Nada hacía pensar que el zurdo cometería un desliz cediendo su saque en el séptimo juego. A su oponente no le tembló la mano en la resolución: dos derechas ganadoras y un saque directo le devolvieron la ventaja en el marcador.

El cuarto set fue el más abierto del encuentro. Nadal cobró ventaja de 3-2 y servicio, pero no supo mantenerla. Con la pista cubierta debido a la lluvia en los últimos juegos, algo que en principio irritó al norteamericano, éste resurgió en su labor de demolición. Ni el mismísimo Nadal, el mejor jugador del año, el campeón en Australia y en París, el poseedor de 22 grandes, iba a poder detenerle.



Por JAVIER MARTÍNEZ/El Mundo



No hay comentarios.: