DUEÑO DE UNA PIZZERÍA PRIMER CONDENADO POR VIOLAR LEY DE LOS SÍMBOLOS PATRIOS, LE IMPUSIERON UN MES DE PRISIÓN

20 de noviembre de 20190 comentarios


SANTO DOMINGO, República Dominicana (20 Noviembre 2019).- Un tribunal dominicano decretó este miércoles un mes de prisión preventiva contra el dueño de una pizzería por imprimir la bandera haitiana y un escudo que mezcla elementos de ambos países en cajas de pizza, algo que la Fiscalía consideró un «ultraje», en una dudosa interpretación de la nueva Ley de los Símbolos Patrios.

El detenido, José Miguel Segura Nolasco, fue arrestado el pasado domingo en Santo Domingo Norte con base en denuncias de vecinos que residen cerca de la pizzería, llamada La Hispaniola, según un comunicado de la Procuraduría General de la República (PGR), que justifica el encarcelamiento citando un artículo inexistente en la ley.

El primer acusado bajo la nueva Ley

Segura Nolasco es la primera persona acusada de violar esta Ley de los Símbolos Patrios, que fue promulgada en julio por el presidente dominicano, Danilo Medina, para regular el uso de la bandera, el escudo y el himno dominicanos.

La Fiscalía consideró un «ultraje» a los símbolos patrios el hecho de que la pizzería tuviera carteles y cajas de pizza decoradas con la bandera de Haití como fondo de un mapa de la isla que comparten ambos países, llamada La Española o La Hispaniola, a la sazón nombre del establecimiento.

En la bandera aparece el escudo haitiano rodeado por una rama de palma y otra de laurel, elementos que forman parte del escudo dominicano, y además figura un letrero en el que se traduce el lema haitiano al español: «la unión hace la fuerza», según fotografías distribuidas por la Fiscalía.

Un artículo que no aparece en la Ley

En su comunicado, la PGR argumenta que el artículo 17 de la ley considera un ultraje o una falta de respeto a los símbolos «cualquier expresión afrentosa» o cualquier escrito o dibujo «mediante el cual se expresa directa y voluntariamente desprecio hacia los mismos».

Sin embargo, el texto al que alude la PGR formaba parte de un borrador de ley, fechado en 2008, que finalmente no fue incluido en la ley promulgada el pasado julio.

Consultada por Efe, la Procuraduría constató que citó un artículo inexistente en la ley, pero según la portavoz del organismo, Julieta Tejada, el «fondo» del asunto es el mismo, porque la bandera «mezcla elementos de las dos banderas», en opinión de los fiscales.

En el texto legal se considera un «ultraje» quemar o arrojar al suelo la bandera, entre otros casos, y se tilda como una «irreverencia» el uso de colores distintos o de un escudo diferente, pero no se castigan los supuestos a los que alude la Fiscalía.

Asimismo, la PGR aseguró en su comunicado que en los carteles y cajas de pizza figura el mapa de la República Dominicana, pero en las imágenes distribuidas a la prensa solo se ve el mapa de la isla y no del país.

Cajas de pizza confiscadas

Durante la redada, llevada a cabo en la noche del domingo pasado, los agentes confiscaron un letrero, 71 cajas de cartón para pizza, 206 calcomanías y otro material publicitario.

Entre los objetos incautados figura un cartel en el que pone «los símbolos patrióticos auténticos de La Hispaniola» sobre la imagen de una bandera haitiana tan descolorida que se ve celeste y amarillo, en lugar de azul oscuro y rojo.

La Fiscalía asegura en su comunicado que actuó ante «numerosas quejas de vecinos» de la pizzería, que se ubica en el barrio popular de Villa Mella, en Santo Domingo Norte, una zona en la que también residen muchos haitianos.

La defensa de la bandera

La institución aseveró en su comunicado que «no tolerará» el ultraje contra los símbolos patrios en ningún lugar del país, advirtiendo de que toda persona que incurra en actos ilícitos de esa naturaleza será sometida a la acción de la Justicia.

El caso ocurrió después de una polémica desatada el pasado octubre por las quejas de grupos nacionalistas contra instituciones o personas que usaron la bandera dominicana sin el escudo y, en especial, por excluir la Biblia abierta que aparece en el centro de la insignia nacional.

El dueño de la pizzería permanecerá un mes en la Penitenciaría Nacional de La Victoria, cumpliendo un tiempo de detención que pude superar el castigo que le sería impuesto si fuera condenado por «irreverencia» contra los símbolos patrios, que va de 15 a 30 días.

La pena podría llegar a un máximo de tres meses en el caso de «ultraje».

Compartir Articulos :

Publicar un comentario