CHINA LEVANTA EL CIERRE EN WUHAN MIENTRAS CONFINA A CIUDAD DE SUIFENHE

9 de abril de 20200 comentarios

HONG KONG (9 Abril 2020).- Después de más de dos meses de durísimo confinamiento, China levantó el miércoles por fin las restricciones de viaje en Wuhan, la ciudad donde empezó la pandemia. Sin embargo, no todo fueron buenas noticias: mientras, las autoridades se veían obligadas a cerrar otra pequeña ciudad del norte del país fronteriza con Rusia ante la aparición de un nuevo brote infeccioso.
Una cuenta atrás como si fuera Nochevieja, espectáculo de luces y proyecciones en los rascacielos cercanos al río Yangtzé, estruendo de los cláxones y gritos... Tras 76 días cerrada a cal y canto, Wuhan festejó el miércoles por todo lo alto el levantamiento del bloqueo impuesto a finales de enero a la zona cero de la pandemia.
Nada más superar la medianoche, comenzó el éxodo para todos aquellos que pueden demostrar que están libres del patógeno, ya sea con el código QR verde que genera una aplicación gubernamental en el móvil o con un certificado médico. En las carreteras, se retiraron las barreras que bloqueaban los accesos a la ciudad en 75 puntos y comenzaron a formarse las primeras colas.
“Es como ser liberado, estoy muy contento”, señaló Zhang Kaizhong, de 51 años, que emprendía el camino rumbo a la provincia de Jiangsu para reunirse con su mujer.
Otros se apresuraron hacia el aeropuerto o las estaciones de autobuses y trenes, de donde el miércoles se esperaba que partieran unas 55.000 personas rumbo a sus hogares o los lugares de trabajo que no pisan desde hace dos meses.
Las calles de esta ciudad de 11 millones de habitantes también van recuperando paulatinamente su ritmo. Algunos comercios abrieron, aunque sea por unas horas y bajo estrictas medidas de seguridad –controles de temperatura, aforo muy limitado, desinfección de manos obligatoria–; por las calles y parques paseaban parejas o algunas familias con niños; y el 94% de las empresas ya funciona, según datos del Ayuntamiento.
Sin embargo, la vuelta a la normalidad todavía se adivina algo lejano, y el principal objetivo es evitar una segunda oleada de contagios. Por ahora, los colegios y universidades seguirán cerrados. Por su parte, las autoridades recomiendan reducir las salidas a lo mínimo posible y extremar las precauciones, algo que muchos aceptan de buen grado dado que el miedo al contagio todavía está muy presente. Wuhan ha sufrido 2.500 muertos, el 80% de las víctimas en China.
Pero mientras Wuhan respira de nuevo, Pekín no afloja su vigilancia. Esta semana, se anunció el cierre de un puesto fronterizo con Rusia en la provincia norteña de Heilongjiang por el aumento del número de nacionales chinos que regresaron al país portando el coronavirus por ese paso. Las autoridades impusieron el miércoles restricciones al movimiento en la ciudad fronteriza de Suifenhe, de unos 70.000 habitantes, muy similares a las medidas que Wuhan ha soportado. Sólo un miembro por familia puede salir de casa un máximo de una vez cada tres días para comprar alimentos y otras necesidades.

Por ISMAEL ARANA/La Vanguardia
Compartir Articulos :

Publicar un comentario